All posts filed under “Viajes

comment 0

México

En el resumen de los días que he pasado en esta ciudad tan grande, tan maravillosamente caótica, he vivido, con intensidad, con dolor, con risas, empujando mis límites, sintiendo todo, sintiendo nada, han sido dos años y medio de profundo aprendizaje. No podría reconocerme de quién salió de Ecuador hace no tanto tiempo atrás. Más atrevida, más decidida, tuve lugar para estirar mis alas, para probarlas, para romperlas y recomponerlas.

Salir de Quito me partió de nuevo, mis ojos dejaban llenos de lágrimas mi hogar, una vez más. Fue mi prerrogativa empezar de nuevo, lanzarme a la aventura. Vaya que ha sido una aventura. Vivir en una ciudad que te impulsa, que no descansa, no duerme. Encontrar gente que me inspira todos los días a ir por más, a no conformarme, a soñar más alto. Sí, porque los mexicanos podemos, y yo soy una, a mucha honra. Encontrarme, en mi multiculturalidad, en mi masculinidad, en mi feminidad, en mi poder, y tomarme en serio.

Escogí México, escogí venir aquí y sigo en mi convicción de hacer de este mi hogar. Esta semana me enamoré de nuevo de mi país, de mi ciudad, miré el amanecer desde sus alturas, trabajé haciendo lo que amo, fiel a mi misma, me di la oportunidad de conectar con gente que me importa, merodee por las calles de mi ciudad, entre los mercaditos con sus carpas color amarillo; me comí unas quesadillas en el mercado, fui al registro civil, tomé tequila y puse mi primer altar de día de muertos.

No ha sido fácil, pero nada que valga la pena lo es.

comment 0

10 días en Europa con 1 mochila

Uno de los grandes retos de viajar como mochilero es lograr vivir de una maleta por días y hasta semanas, incluso si eres de los que no logran empacar ligero ni para un viaje de dos días, hay esperanza. Con un poco de planeación e ingenio puedes verte y sentirte bien como mochilero.

Mochila

El primer paso es obviamente escoger la mochila, no recomiendo que la mochila sea demasiado grande, recuerda que tu mochila debe de poder pasar como equipaje de mano en un avión. Aún si viajas solo en tren por Europa llevar una mochila extra grande solo será una molestia, al quinto día te prometo que querrás tirarla a la basura. Una mochila de 30 litros nos ha bastado para 10 días.

Tip para fotógrafos: Habiendo cargado durante años mi Canon 7D, trípodes, y lentes además de la mochila, aprendí que menos es más. En lugar de una mochila grande para tu cámara hay mochilas más compactas que no pesarán tanto y que te ayudarán a priorizar el equipo que llevarás.

Related imageJack Wolfskin - Rambler 26 women's trekking rucksack (red)

Productos sin los que no viajo

Mientras hay muchos negociables, sobre todo en el departamento de la ropa, hay cosas que son super necesarios y me han sacado de apuros más de una vez.

-Canguro para dinero, tarjetas de crédito y pasaportes.

Image result for flat fanny pack for travel

Durante los viajes es fácil ser víctimas de los ladrones que se aprovechan de viajeros despistados. Así que tengo un canguro, plano en donde pongo todo lo que no puedo perder. Si van a dormir en un tren, es bueno dormir con el canguro bajo la ropa para evitar ser robado.

– Botella Sigg para agua

Image result for Sigg bottle

No me están pagando para hacerle propaganda a esta empresa, pero he tenido una de sus botellas desde hace 10 años y sigue en perfectas condiciones (a excepción de una pequeña abolladura). Además de que es muy amigable con el ambiente, llevar tu botella de agua en lugar de comprar una de plástico, también es perfecta para excursiones durante el día y aquí el tip pro: no te dejan pasar en el avión con una botella de agua, pero después de pasar seguridad puedes rellenar tu botella, incluso en el avión tomé la costumbre de pedir agua extra y llenar un poco mi botella para evitar pagar 5 euros por 1 botella de agua en el aeropuerto.

-Pañitos húmedos

Este descubrimiento lo hicimos en el último eurotrip, pero unos pañitos húmedos pueden servir para limpiar tus manos antes de comer, para quitar manchas de la ropa si regamos algo, y hasta para desmaquillarnos en el avión fácilmente.

– Adaptadores para voltaje

Image result for travel voltage adapter

Admito que esto no ha sido necesario para mi ya que la mayor parte de mis aparatos los compré cuando vivía en Europa y tengo todavía los cables originales, pero esto es seguro algo super necesario. Tenemos además un adaptador que se convierte para diferentes tipos de enchufes.

-Zapatos cómodos para caminar

Image result for high tech woman walking boots

Hago énfasis en invertir en unos buenos zapatos para caminatas largas porque después de haber usado converse durante muchos años, (una vez hasta me sangraron los pies durante un viaje a Roma) necesitaba estar cómoda. Ok no son los zapatos más glamorosos, pero nadie espera que camines 10 kilómetros en zapatos de tacón tampoco. De verdad, si tienen algo de amor propio, compren zapatos cómodos. El tipo de zapatos que uso son el tipo que además son resistentes a todo tipo de clima y han hecho una gran diferencia en mi vida.

Tips para empacar

Lleva sólo lo que vas a usar, y elige prendas que sean versátiles, si no lo puedes combinar por lo menos 2 veces busca algo más. Si no es indispensable, déjalo.

Para empacar en una mochila hay que usar todo el espacio disponible, mi técnica es sencilla, enrollar todo lo que se pueda, y usar los zapatos para meter cosas pequeñas.

También puedes comprar bolsas individuales para empacar para organizar de mejor forma tu ropa y encontrar en una mochila lo que necesitas. Esto es especialmente útil para los varios cables para laptops, celulares, etc.

Image result for small packing cubes

 

Lista para empacar

En mi último viaje visité Europa en otoño, y por cosas de la vida nevó mientras estuvimos por allá, mientras estuvimos en Italia la siguiente lista fue suficiente, cuando llegué a Alemania tuve que comprar un par de mallas para debajo de la ropa.

Lista de ropa:

  • 2 pantalones de jean (1 puesto)
  • 1 camisa de jean
  • 5 camisetas
  • 10 calzones y pares de medias
  • 2 brasiers
  • 1 suéter (puesto)
  • 1 cartera pequeña de cuero
  • sandalias (hawaianas) para la ducha
  • 1 toalla pequeña
  • 1 pijama
  • zapatos para caminar (puestos)
  • 1 pañuelo para la cabeza
  • 1 chal / bufanda
  • 1 abrigo grueso y largo (puesto)

Mini botiquín:

  • aspirina
  • medicamento para la diarrea
  • medicamento para dolor de estómago
  • antiácidos

Baño / Maquillaje:

  • shampoo
  • acondicionador
  • crema corporal
  • crema cara
  • cepillo de dientes
  • pasta de dientes
  • gel para pelo
  • desodorante
  • maquillaje base
  • rimel
  • blush
  • lapiz de cejas
  • delineador negro liquido
  • labial
  • protector solar
  • pins para el pelo y ligas

Tecnología:

  • cargador de iphone
  • cámara / 2 lentes
  • cargador cámara
  • 2 baterías extras cámara
  • audífonos
  • adaptador de voltaje

Extras:

  • pañitos húmedos
  • desinfectante de manos
  • botella para agua
  • snacks

En resumen

Parece que no, pero si cabe todo dentro de una maleta de 30 litros. En algún momento puede ser que necesites lavar un poco de ropa, por eso es importante traer ropa que se seque rápido. Si tuviera que empacar para verano probablemente dejaría los jeans y optaría por leggings, vestidos y agregaría unas sandalias cómodas, además de una gorra.

¿Listo para tu viaje a Europa? ¡Yo no puedo esperar a regresar!

Cambio y fuera desde Venus.

 

 

 

 

comment 0

¿Qué es el hogar?

La palabra hogar proviene del lugar donde se encendía el fuego, a cuyo alrededor se reunía la familia para calentarse y alimentarse. Su etimología viene del latin focus, que significaba fuego, brasero, y hogar. El culto al fuego era en la tradición latina y griega, uno de los más importante. El fuego era una presencia sagrada que estaba en el centro de la casa.

Hoy en este mundo de ciudadanos del mundo, siento que esta palabra vuelve a aparecer una y otra vez, pero para mi el significado de hogar se ha transformado en ese lugar en el que me siento que pertenezco, en el que me siento segura. Después de dejar mi primer hogar, la casa de mis padres a la edad de 19 años, no había encontrado un lugar en el que me sintiera en mi hogar hasta que llegué a la Ciudad de México.

Es algo que no puedo explicar, no he vivido aquí más que lo que viví en Alemania, pero de alguna forma me he apropiado de esta ciudad, la he hecho mía, y entonces creo que uno llama hogar a ese lugar en donde uno tiene su corazón, tal vez suena demasiado cursi, pero empiezo a entender la razón por la que la gente lo dice.

Lo gracioso es que nunca había tenido tantos sentimientos encontrados sobre un lugar, hasta ahora, y aún así, no me puedo imaginar viviendo en otro lugar por el momento.

Mi hogar está por ahora entre las montañas, en el Valle de México, el lugar que me vió nacer, hay días que lo amo y otros en que necesito escapar de aquí, pero sigue siendo mi lugar.

 

comment 0

Como vivir en CDMX y no morir en el intento

Acabo de cumplir 2 años viviendo en Ciudad de México, y tengo que admitir que nunca me hubiera imaginado todos los retos que supone vivir en una megaciudad, aún después de viajar por diferentes países y vivir en diferentes ciudades, hay muy pocos lugares que se comparen a esta ciudad. Aunque aún pienso que no hay forma de prepararse para lo que es esta ciudad, aquí van mis consejos de supervivencia.

1. Ubicación, ubicación, ubicación

Después de haber vivido a 5 minutos a pie de mi trabajo y luego a 1 hora (si me iba bien) de la oficina, entendí que el lugar donde vives y trabajas definirá por mucho tu calidad de vida en esta ciudad. Vivir cerca de donde trabajas no es necesarios, más bien diría es esencial a tu salud mental, física y espiritual. La cantidad de horas que he pasado en el tráfico durante los últimos meses me hace sentir que envejecí solo de lidiar con el tráfico. A las 6:30 de la mañana, hora gloriosa en la que estaba subiendo a Mordor (Santa Fe) ya el tráfico hace que avances por Av. Constituyentes a 5km/h.

También quieres considerar que donde vivas debe ser un lugar “relativamente” seguro y de preferencia con buena conexión al metro, o metrobus. Tener una parada de metro cerca puede hacer tu vida mucho más fácil. Santa Fe y Polanco son esos lugares que son dominados por los autos, así que es mejor que te acostumbres.

Si pueden trabajar desde casa, creo que esta es la mejor opción. Habiendo pasado por todas las otras opciones, esta es la que funciona mejor para mi.

2. Hay gente en todos lados

Si lo tuyo no son las multitudes, piensatelo 2 veces antes de venir a vivir aquí, somos muchos, y con muchos me refiero a 21 millones de personas, siendo la 9na ciudad con más aglomeración a nivel mundial. Aquí hay que llenarse de valor y de paciencia al salir a la calle. Una de mis amigas me visitó el año pasado y la pobre no podía creer que tenía que hacer fila, por todo. Si de casualidad te da por ir al centro en fin de semana, podrías ser arrastrado por el río de gente entre la calle Maderos y el Eje Central. Aquí una fotito para que se hagan a la idea.

Si tienen claustrofobia como su servidora, evitarán el transporte público en hora pico. Pero si no les queda de otra, prepárensen para aventarse, (lanzarse) para poder subir al metro, o metrobus, y renuncien a eso que le llaman espacio personal, también no lleven maletas abultadas, podrían quedarse atorados y pasar su parada.

Lo intenté una vez y me dió un ataque de pánico.

¿ Ya les dije que la hora pico empieza a las 6:30 de la mañana? No me pregunten a que hora acaba, estoy sospechando que no acaba hasta las 10 de la noche… a menos de que sea Diciembre… en fin.

3. Comer en la calle

Para ser chilango hay que tener estómago de acero, si acaban de llegar, les recomiendo no comer en los puestos callejeros, la venganza de Moctezuma es real y hará que se quieran arrancar las entrañas. Entre si te da colitis, gastritis o de plano una infección intestinal también es necesario comer el picante con mucho recelo, las salsas verdes suelen ser las más malévolas, prefiere las salsas rojas, o los chiles toreados. Cuando preguntes si algo pica, entiende que muy picante, significa que no te lo vas a poder comer y te va a hacer un hueco en la lengua. Si pica poquito a lo mejor y lo toleras, mejor pide tu comida sin picante y pide salsa aparte.

Después de varias malas experiencias en el departamento de las salsas, identificamos los lugares en los que las salsas están buenas y en los que no. Si es un restaurante con más caché, no hay mucho de que preocuparse, pero por seguridad pedimos la comida a domicilio sin salsa y le ponemos la casera que tenemos aquí.

4. Distancias

El chilango promedio tiene una noción de que es lejos y que es cerca que no dejaba de sorprenderme en mis primeras semanas, cuando preguntaba si estaba lejos o cerca y la respuesta casi siempre era que estaba cerca, pero para mi eso era ya lejos. 30 min en auto es cerca, 2 a 3 horas es lejos. Para que se hagan una idea. Es así que en a mi casi todo me queda cerca, claro, sin tráfico, vivo muy central en la colonia Narvarte, pero gracias al tráfico un traslado de 30 min puede demorar 2 horas.

La ciudad parece que no termina nunca, y se extiende en todas direcciones, cuando de pronto ya saliste de la ciudad y te encuentras en el Estado de México, que tampoco tiene fin.

Como dije al principio, vivir cerca de donde trabajan es vital.

5. Las quesadillas

No me pregunten porque, pero aquí las quesadillas también pueden no llevar queso. No se sorprendan cuando les pregunten si quieren su quesadilla con o sin queso.

6. Clima

Me encanta el clima de esta ciudad, tenemos 4 estaciones, aunque no se sienten de forma tan extrema. A partir de mayo, mes en que empieza a llover y hasta octubre aproximadamente, es recomendable llevar un impermeable o paraguas a donde sea que vayas. No importa si la aplicación del clima dice que habrá sol todo el día, de pronto puedes encontrarte en medio de una tormenta, que te arranca los calzones si no te los agarras bien. Después de lo que parece el fin del mundo con granizo, nuestra ciudad vuelve a tomar su condición de lago, pero no se preocupen, media hora después el sol sale.

7. Calidad del aire

No es por espantarlos, pero la calidad del aire en esta ciudad es regular o mala, tóxica en algunos momentos. No a todos les afecta tanto, pero si como yo sufren de problemas con sus vías respiratorias, podrán sentir más que una incomodidad, quedarse sin aire no será tan raro. La contaminación tiene efectos secundarios que uno a veces ni se imagina, como estar cansado todo el tiempo, dormir mal, y por ende estar más cansado, además de ser más propensos a enfermarse.

Para contrarrestar un poco de esta situación, he tenido que recurrir a dormir sin excepción con un purificador de aire, noté como después de comprarlo, volvía a levantarme con energía; también tengo instalada una aplicación en mi celular que me indica la calidad del aire, así si debo salir de casa me llevo un tapabocas para que me ayude un poco y lo último que compré fue un purificador de aire personal y portátil. Es la cosa más bonita del mundo y estoy segura de que mis pulmones lo apreciarán.

La Ciudad de México es uno de los lugares más divertidos para vivir, y los chilangos seguro sobreviviremos a cualquier cosa, cual cucarachas.

Dicen que lo que no te mata, te hace más fuerte. Esperemos que sea así.

 

comments 2

Allá en el país de las maravillas

Siempre quiero regresar a Ecuador, el país de las maravillas. Esa tierrita amada, llena de personajes increíbles, de paisajes verdes, de montañas, valles y ríos. Ahí voy a sanar, a recargar energías, a volver a soñar. Debe ser la tranquilidad, esa sensación de que todavía todo está por descubrirse. Hoy extraño a mi país ecuatorial, donde lo extraño es parte de lo cotidiano.

 

comment 0

A la Mar

Quisiera escribir un post sobre mi viaje a Puerto Vallarta y contarles sobre los lugares lindos que hay que conocer y la comida deliciosa que comer. La verdad es que me fui de vacaciones pero de esas en las que simplemente te desconectas de todo y de todos y apagas tu cerebro.

Pero les comparto unas fotos que hicimos en el hotel, ese pedacito de cielo que encontramos para recuperar el aliento literalmente. 

comment 0

No soy de aquí, ni soy de allá

¿Alguna vez te has sentido perdido, no encajas en ningún lado y por más que intentas no encuentras a tu tribu?

10 meses atrás empecé una nueva etapa de mi vida, una etapa ligada a directamente a la pregunta: ¿y tú de dónde eres?

La respuesta hoy es muy diferente que hace algún tiempo. No soy de ningún lado, soy de todos lados. Soy de donde dicte mi corazón.

La búsqueda

Empecé a buscar la respuesta hace algunos meses, siendo la primera y la más obvia pregunta: ¿soy mexicana?

Los conflictos de identidad y de pertenencia han sido una constante en mi vida. Ahora me confrontaba de nuevo con la pregunta sobre a dónde pertenecía.

Mi respuesta a extraños se volvió una versión refinada de toda mi vida, misma que fui perfeccionando para atraer su atención sin tener que pasar una hora definiéndome.

Soy mitad ecuatoriana (miro en sus ojos la sorpresa y el intento de ubicar a mi país del sol) mitad mexicana (empatía porque soy de este país) y de corazón un poquito alemana (los alemanes se sonríen al escuchar esto).

Durante mucho tiempo luche con el hecho de no ser tan mexicana como me gustaría, de sentirme alemana sin serlo, de sentirme ya tan lejana de la realidad como ecuatoriana, y sobre todo con el hecho de no poderle explicar a la gente que me sentía de cada lugar dependiendo de mi estado de ánimo, del mes del año, de la gente con la que me relacionaba, y del país en el que me encontraba.

Mientras más buscaba una respuesta definitiva, más me encontraba con esta paradoja, no ser de ningún lado, y a la vez ser de todos estos lugares.

No me gustaba no poder encajar, no poder ser clasificada. Entonces algo empezó a suceder, conocí gente que me entendía, mexicanos que nacieron en Rusia y crecieron en Alemania; alemanes que se portaban más como mexicanos que el más mexicano; alemanes nacionalizados canadienses viviendo en México. Mi tribu, como yo, no pertenecía a un solo lugar y algunos de ellos habían logrado estar en paz con este hecho, otros incluso le sacaban provecho.

Entonces decidí dejar de sentirme avergonzada por ser quien era, aceptarme en mis facetas diferentes y no juzgarme. Sin importar si un día extrañaba comer pan alemán y me daba nostalgia recordando el olor a Glühwein, sin importar si cocinaba con mi esposo llapingachos, sin importar si me emocionaba hasta las lágrimas al escuchar a otros mexicanos cantar el himno nacional después de rescatar víctimas del sismo del 19 de septiembre, nada de esto importaba porque era yo, auténticamente era yo.

La respuesta

“Solo eres libre cuando te das cuenta de que no perteneces a ningún lugar, que perteneces a todos los lugares… El precio es alto. La recompensa es grande.

Conversaciones con Maya Angelou (4 Abril de 1928 – 28 Mayo de 2014).”

La paradoja de no pertenecer a ningún lugar es pertenecerse a sí mismo. Cuando dejé de preguntarme de dónde era y me concentré en ser mi yo más auténtico la pregunta en si misma dejó de tener sentido.

De una forma natural también las conversaciones de mi origen dejaron de ser de la pertenencia y evolucionaron a compartir experiencias, encontré que no éramos tan diferentes, sin importar de dónde vinieramos.

 

comment 0

Guadalajara, Guadalajara

¡Que bonito que es mi México! Una de esas cosas que estoy disfrutando inmensamente es conocer más de este país tan grande y tan diverso. Esta vez nos tocó ir a Guadalajara, una ciudad que está entre lo tradicional y lo moderno.

Tuve la oportunidad de ir a lo que fue Campus Party 2017 y ser parte de su Talent Executive Summit. Esperé con ansiedad el momento en que pudiera conocer esta ciudad de la que tanto me habían hablado.

Aunque la mayor parte del tiempo me la pasé metida en la Expo Guadalajara, Sede de Campus Party, si me escapé un ratito para conocer la tierra del tequila y los mariachis.

Aquí les dejo una impresiones a través de mi cámara. Y si van a GDL, no olviden comer una torta ahogada, no se arrepentirán!

comment 0

Un día en Ciudad de México

Si he tenido una relación intensa con una ciudad, definitivamente ha sido con esta. Hay días en que amo el movimiento, las posibilidades, la diversidad; hay días en que odio la cantidad de gente, la contaminación, el tráfico. Pero si hay algo que puedo garantizar es que aquí no te puedes aburrir.

Yo he tenido más de un día en CDMX, pero después de algunos meses y algunas visitas de amigos, me encantaría que recorras la ciudad de mi mano.

Acabamos de aterrizar en CDMX son las 6 am, puedes hacer ya chistes de que tus maletas seguro están atoradas en el tráfico, y preguntarte por el puesto de tacos más cercano. Al salir del aeropuerto ya sea con taxi seguro o con cabify, uber, etc, nos dirigimos al centro de la ciudad, donde lo colonial, lo indígena y lo moderno se juntan.

Llegamos a una de las plazas más conocidas de México, el Zócalo. El Zócalo en su mayor esplendor es una plaza enorme con la Catedral Metropolitana de un lado y el Palacio Nacional del otro. Muy temprano en la mañana está casi vacía, digo casi porque esta ciudad nunca se vacía realmente. Nos empieza a dar hambre y caminamos hacia un restaurante que nos dará una de las mejores vistas del centro.

El restaurante “El Mayor” tiene comida típica mexicana y una gran vista al Templo Mayor. Después de unos chilaquiles para desayunar y un buen café oaxaqueño, podemos continuar nuestro tour hacia lo que es uno de los edificios más icónicos de la ciudad.

Bellas Artes. Para los que gusten de apreciar la arquitectura quedarán maravillados de este palacio hecho de mármol blanco de Carranza que combina el estilo Art nouveau y Art decó.

Continuamos nuestro camino por la Alameda Central, las calles se van llenando de gente que llega a sus lugares de trabajo, o a los comercios de la zona.

Finalmente llegamos a Paseo de la Reforma, la avenida más emblemática de CDMX.

Siguiendo por Reforma encontraremos uno de los lugares icónicos de la ciudad: El Ángel de la Independencia. Esta parada es obligatoria.

En el interior del pedestal se encuentra la zona de urnas, a las cuales se accede por un pasillo que recorre todo el perímetro, que es cerrado por dos puertas de bronce y hierro en las cuales tienen resaltada la palabra Gloria.

 

 

De aquí nos lanzamos por uno de los puestos callejeros, como este que está a las afueras del museo de Antropología. La variedad de la comida mexicana es algo que nunca nos decepciona. Los puestos callejeros son siempre una opción, pero hay que tener cuidado con las salsas, por picantes y por que son lo que usualmente nos enferma del estómago.

 

Después de una buena comida podemos disfrutar del resto de la tarde en Chapultepec, que es uno de mis lugares favoritos de la ciudad, aire más fresco, naturaleza.

Podemos decidirnos y visitar el museo de arte moderno, caminar hasta el Castillo de Chapultepec, perdernos por horas en el museo de Antropología, o incluso encontrarnos con unos Voladores de Papantla.

Al final del día estaremos exhaustos, pero habremos tenido una probadita de lo que es la Ciudad de México.

 

comments 2

Los beneficios de vivir en otro país

En los últimos años he tenido la maravillosa oportunidad de viajar y conocer muchos países y lugares diferentes. Viajar es un privilegio, me queda claro, y por eso creo que es una inversión que nos ayuda de formas inesperadas.

 Viajar nos ayuda a crecer como personas

Puedo notar claramente cuando trato con alguien que ha viajado y con alguien que no lo ha hecho mucho. Alguien que piensa que viajar es ir de shopping a Miami y alguien que se ha ido de mochilero por Sudamérica o por Europa, alguien que ha vivido con gente de diferentes culturas, que aprendió un nuevo idioma y una nueva forma de vida. Los viajeros suelen ser más abiertos, juzgan menos. 

 Viajar te hace ser más flexible

No hay duda en mi mente, que yo podría haberme convertido en una cabeza dura. (Más de lo que ya lo soy.) Pero al viajar y vivir en otros lugares aprendí a adaptarme, a cambiar, a ser una y otra. La Cyndi de México no es la misma de Alemania, ni la de Ecuador y aún así todas son yo misma. Si no logras ser flexible, es difícil que te vuelvas un viajero real, porque viajar requiere adaptarse. 

 Viajar te hace ser menos controlador

Las maletas se atrasaron, el vuelo llegó a un aeropuerto diferente, te robaron en el tren, etc. Todos escenarios completamente plausibles cuando viajas, y si no aceptas que la vida a veces es diferente de lo que lo planeaste, te costará más reaccionar y resolver, o dejar ir lo que no puedes cambiar. Mi mentalidad viajera es dejar el control en casa, y a veces regreso y la yo controladora parece menos segura de si misma. 

 Salir de viaje temporal o permanente 

Te da perspectiva

Tu país apesta, y su gente, el transporte público, etc. ¿Suena familiar? Pero sales y te das cuenta que el mundo puede apestar de todas formas, la gente de tu país es realmente amable, el transporte público no era tan malo como creías. (Esto último me pasó cuando llegué a la Ciudad de México, ahora pienso que el transporte público en Ecuador no está tan mal…. ). 

No puedes ver el bosque por los arboles, dicen por ahí. Es más difícil apreciar todo lo bueno que tienes a tu alrededor si no hay nada con que compararlo. 

 Te hace menos prejuicioso

 Mientras más abierto estás a nuevas experiencias, más te das cuenta que la gente te puede sorprender, que los lugares que no estaban en la guía turística son los que más te gustaron, aprendes a experimentar primero y juzgar después. Comida “exótica”, nuevos deportes, nuevas formas de transporte, etc. 

 Te hace ser más creativo

Acabas de perder tu cartera con todos tus papeles, estás en Londres, no tienes ni un centavo y necesitas pagar tu cena… ¿Qué hacer? Tu cerebro empieza a funcionar en modo de supervivencia. Este escenario no es hipotético, me pasó. Me subí a un auto de policía en Londres, corrí como 2 kilometros para que me hicieran una transferencia, encontré finalmente un lugar que me daría el dinero que me estaban transfiriendo, y regresé al restaurante donde me esperaba mi mamá para pagar nuestra cuenta. Todavía no puedo creer que una patrulla en Londres me dio un ride… 

De pronto te das cuenta de todo lo que eres capaz de hacer y eso es lo más maravilloso de todo. Viajar te hace no solo salir de un lugar, te hace salir de ti mismo.