All posts filed under “Uncategorized

comment 0

Sueños de otro tiempo

Cuando empezó este año lo tenía clarísimo, tenía un plan para finalmente meterme de lleno en la industria del cine y darme la oportunidad de ir detrás de ese sueño de una vez por todas con todas las de la ley. No más ser tímidamente guionista, no más esconderme detrás de otro trabajo. No, este iba a ser mi año de cineasta.

Bueno todos sabemos que la historia de este 2020 no terminó como hubiéramos querido, de hecho ni siquiera llegamos al primer trimestre y ya todo se había derrumbado.

A finales de este año en contraste no tengo idea de cual es ese sueño que estoy siguiendo, más bien ahora solo tengo una filosofía de vida a la que he llegado después de meses de intentar controlar algo y darme cuenta que no puedo planear ni dos semanas.

Esta filosofía de vida se basa en 3 cosas:

  1. Haz lo que se siente bien.
  2. Me merezco estar bien y tener lo que deseo.
  3. Estar contenta con el presente está bien y no necesito ser más. Soy suficiente ya.

Estos 3 puntos estoy segura aparecen en miles de libros de autoayuda, y el internet está lleno de frases, citas e información para llegar a la iluminación. Sin embargo también está llena de una mentalidad de trabaja duro y lograrás el éxito, o solo necesitas tomar acción para ver resultados, etc.

Volviendo a inicios del año, mi año del cine se vino abajo en marzo, una semana antes de participar por primera vez con mi pase de industria en el Festival de Cine de Guadalajara.

Después de pasar meses frustrada por no poder avanzar con ninguno de los planes que había hecho, este mes pensando en planear mi 2021 me di cuenta que no tenía nada de ganas de regresar a los mismos proyectos, de intentar resetear el 2020 y volverlo a intentar en el 2021.

Todo ha cambiado demasiado, yo he cambiado. Me pregunté si se sentía bien ir por esos proyectos, y la respuesta fue un tímido no. Ok, no es que no quiera contar historias, no es que no me guste la idea de hacer cine, pero simplemente no tengo la energía para ir por esa ballena blanca.

Una ballena blanca, boom, si, hacer cine ha sido mi ballena blanca, pero y aquí es cuando se pone interesante la cosa, a la vez no. Por primera vez desde que hace 15 años me propuse hacer cine, me di a la tarea de analizar lo que estaba persiguiendo con tanto empeño.

Me di cuenta que mi idea de tener éxito era totalmente imprecisa, claro tenía esta noción de que iba a hacer películas y contar historias, pero que iba a definir que fuera exitosa o no, era algo que no había definido.

Cuando empecé a estudiar cine, la meta era obvia, terminar la carrera, después de eso fue encontrar un trabajo en la industria, pero los años pasaron y no encontré nunca ese trabajo deseado, encontré trabajos, pero ninguno que llenara mis ansias creativas, y emprendí un camino de hacer cine de forma independiente.

Entonces empecé a escribir mis propios guiones, y a producirlos, abrí un canal de Youtube, vendí mis guiones, trabaje produciendo, y si hice mi primer cortometraje como directora y guionista y lo mostré a un público nada despreciable.

Nada de estos logros parecían importar a inicios de este año, ante mis ojos nada de eso contaba, ¿por qué? Porque no tenía una meta clara. Probablemente haberme detenido fue una bendición, de otra forma tal vez hubiera seguido el camino, me hubiera empujado, cada vez más, sin saber exactamente a donde iba, buscando entrar a festivales, obtener financiamiento, producir proyectos más grandes y más grandes, mientras tanto siempre hubiera estado haciendo “muy poco”, o nunca hubiera sido suficiente en mi mente.

Sé que una gran parte de mi simplemente quería ser aceptada como parte de la industria, pero ni siquiera ahora sé que significa eso. ¿Significa premios en festivales, o una cantidad de producciones a mi nombre, o simplemente que la gente viera mis creaciones?

Cuando deje ir ese sueño, me sentí triste, pero estoy tan exhausta de empujarme al limite todo el tiempo, que la verdad estaba también aliviada.

Ahora miro el futuro, y sé que tengo un emprendimiento que quiero sacar adelante, y quiero continuar entrevistando mujeres increíbles y creativas para Youtube.

Me cuesta pensar que este es el fin de mi historia haciendo cine, pero honestamente ya no me importa a donde vaya, si se detiene un año o 20 o si queda como algo que me enseño mucho de la vida.

Lo importante ahora es disfrutar la vida, no más sacrificar hoy para después disfrutar. Tal vez la lección más importante de este año es que la vida es hoy y ahora y hay que disfrutarla lo mejor que podamos.

Desde el satélite de Venus, cambio y fuera.

comment 0

Liberarse de lo superfluo

Sientes que estas harto de todo, harto de las pantallas, de ir al mismo lugar, ver a los mismos convivientes (aunque los amas con locura), harto de sentirte que vives el mismo maldito día todos los días y nada sucede.

Si así me he sentido, y lastimosamente la falta de cosas por las que emocionarse últimamente me han llevado a consumir demasiado de lo que hay disponible, televisión, redes sociales, libros, comida, y sí, lo que pueda comprar en línea.

Pero esto me ha dejado con un vacío, de otro tipo, un vacío de propósito, y ahora necesito hacer borrón y cuenta nueva, desintoxicarme digitalmente, mentalmente, dejar de consumir, tanto.

Claramente no voy a dejar de comprar comida, y acabo de pedir cortadores para galletas navideñas (si eres amigo mío espera galletas de regalo navideño) pero tengo esta necesidad de deshacerme de todo lo que no me haga feliz. Hacerle al estilo de vida Marie Kondo, y solo quedarme con aquello que me haga feliz, que me haga sentir viva, y puedo asegurarles que son pocas las cosas que me hacen sentir así ahora.

Tengo ganas de no comprar cosas superfluas, tengo ganas de comer solo cosas que me hagan sentir ligera y vital, quiero sentirme viva otra vez, quiero sentir que aunque no parece que pasa nada, yo estoy viva.

Por ahora no puedo decir que me emociona el 2021, me da ansiedad mirar al futuro, y me da aburrimiento pensar en otro año como este….

Supongo que nos queda buscar nuevas formas de vida, de compartir y estar cerca, de a pesar de todo estar ahí los unos para los otros.

Tengo un vacío de abrazos y de besos, de risas compartidas, este año no he reído lo suficiente. Tengo un vacío que no logro llenar con nada más que con la voz de mi mamá.

¿Qué nos queda?

Nos quedan nuestros sueños, nos queda volverlos a abrazar, decirles que aunque este año estuvieron en pausa, si encontraremos una forma, tenemos que hacerlo.

El próximo año es el año de triunfar, lo sé. Tengo que creer en eso. Tengo que tener esperanza.

comment 0

Nos quedan las pequeñas cosas

Esta semana empecé a dar clases de un laboratorio de creatividad, concepto y estrategia, y mientras preparaba las clases pensaba en el poco valor que durante años le di a mi niña interior, a los intereses que tenía entonces, a las experiencias que había vivido. Quería que mis alumnos exploraran su propia historia.

¿Qué hace a una buena anécdota, una buena historia? Son los pequeños detalles, las texturas, el sonido del viento en el páramo, un cielo estrellado, sentarse en el parque con tus amigas y reír.

Son las pequeñas cosas las que hacen de la vida algo increíble, sé ahora que he hecho bien en gastar mi dinero en vivir, en explorar el mundo, en ir a conciertos, museos, en cosas que me ayuden a crear.

Cuando pienso en mi vida pienso en esos pequeños momentos en que me sentí viva. Recuerdo caminar con mi mamá, mi hermano y mis vecinos por caminos de tierra en el oriente en Ecuador y ver a mi mamá recoger piedrecitas bonitas. Recuerdo sentarme en el patio de mi casa y tomar café un domingo sin prisa. Recuerdo estar parada frente al arco lista para patear el penal en el parque de mi urbanización con mis amigos (todos hombres) y escuchar como me gritaban que no matará al portero (tenía reputación de pegarles con la pelota en lugares sensibles). Recuerdo estar acostada en el pasto con mis amigas y saber que esto era la amistad, poder acompañarnos, estar juntas y no tener siquiera que conversar. Recuerdo ir en biclicleta en Alemania a mi trabajo y sentir el viento mientras pedaleaba. Recuerdo mi nariz congelada por el frío del invierno y maravillarme con los árboles desnudos sin hojas. Recuerdo el olor de la ciudad de México, bajarme del avión y sentirme de vuelta en un lugar feliz.

La vida es esto que nos pasa ahora, es el sabor de la fruta madura, y el sudor cayendo por tu frente mientras haces ejercicio. Es sentarte frente a la tele y poner tu película favorita mientras comes algo que te encanta. Es mirarte en el espejo por la mañana y saber que tienes otro día más de vida.

No terminamos de apreciar las pequeñas cosas, esperando las cosas grandes, llegar a esas metas, olvidando saborear el momento, sentir intensamente ahora, porque las metas cambian, tu planeas y el universo hace lo que se le da la gana.

Al final las pequeñas cosas, son las cosas que hacen que la vida valga la pena vivir.

Processed with VSCOcam with x1 preset

comment 0

La vida me dio limones y ahora tengo un estudio creativo

Nunca me imaginé que a los 32 años iba a estar empezando un estudio creativo, parecería que mi sueño se ha convertido en realidad, y en muchos aspectos este emprendimiento, Cuturpilla37 es el resultado de un largo camino que empezó cuando me di cuenta que mis sueños no iban a realizarse.

Mucho antes de llegar a México ya había abandonado la idea de ser contratada por una empresa que me valorara y empoderara a ser mi mejor versión. Siempre en busqueda de mi tribu pensé que como adulto la encontraría en el trabajo, que un día alguien vería mi potencial y me ofrecería la oportunidad de contribuir a algo más grande que yo misma. Solo quería poner mis habilidades en uso, ganar dinero suficiente para vivir tranquilamente y aportar valor.

Durante mis años como estudiante creía firmemente que el sacrificio que estaba haciendo por sacar mi título alemán era el mejor camino para encontrar una carrera profesional satisfactoria. Durante un tiempo muy corto pareció que eso sí iba a suceder, cuando hice prácticas profesionales y trabajé para gente creativa que me inspiraba y me daba oportunidades de crecer.

Cuando terminé de estudiar (probablemente no era la mejor época para buscar trabajo en Alemania) y después de meses y meses en los que envié incontables CVs fui a entrevistas y busqué hasta debajo de las piedras por un trabajo para mi, después de que donde había hecho mis prácticas y trabajado como estudiante durante casi 2 años me dijeran que no me podían dar una mejor posición porque sus clientes eran alemanes, me di cuenta que el mundo no funcionaba como yo me lo imaginaba.

1 año después encontré un trabajo en algo relacionado con mi profesión, solo para que mi contrato de 6 meses no fuera renovado por falta de presupuesto.

Regresé a Ecuador emocionalmente exhausta, me habían ofrecido otro trabajo pero el sueldo no era mejor que el anterior y decidí que el sacrificio de estar lejos de mi país y de mi familia ya no tenía sentido.

Cuando regresé busque trabajos, de las pocas opciones disponibles ninguno estaba dispuesta a pagar lo mínimo que esperaba (que según mi esposo era muy bajo de por sí), así que empecé a trabajar por mi cuenta, y en unos meses tenía algunos clientes, libertad de horarios, libertad creativa y tiempo para mis proyectos personales.

Le di otra oportunidad a trabajar para alguien más en México, más como una forma de empezar una vida que con la esperanza de encontrar ese lugar que buscaba años atrás. Me topé con jefes abusivos, uno de ellos me dijo que no me veía haciendo cámara porque nunca me había visto con una en la mano.

Con mi autoestima por los suelos, y con una necesidad imperiosa de generar para mantenerme, decidí salirme completamente de mi area y encontré el que fue mi trabajo en la CAMEXA, trabajar en una cámara de comercio fue probablemente lo mejor que me pasó durante el tiempo que viví en CDMX, aprendí mucho, y me di cuenta que lo que pedía de mi lugar de trabajo no era imposible, no era imposible que me diera alegría ir todos los días a trabajar, tener una jefa que admirara y que me apoyara, disfrutar mi trabajo y crecer como persona, además de tener una buena paga, beneficios, días de vacaciones y enfermedad, entre muchas de las otras bondades que me dieron. Me di cuenta que si podía ser parte de un equipo y aportar, pero tal vez la industria creativa no me iba a dar ese tipo de trabajo, así que podía quedarme con ese trabajo y olvidarme de mis historias y mi creatividad, o podía intentar lo impensable y poner mi propio estudio creativo.

Llegué a pensar que yo estaba equivocada por querer ser tratada como un ser humano, por no querer ser explotada, mal pagada, pensé que yo era la que estaba mal, la que no era suficiente, la que no era capaz de conseguir uno de los buenos trabajos creativos, porque era extranjera primero, porque era mujer después, porque era ambiciosa, porque decía lo que pensaba….

Este estudio creativo que estoy empezando significa el principio y el fin de muchas cosas, y espero crecer lo suficiente para hacer una diferencia en mi industria.

comment 0

Taller de Fotografía para Redes Sociales Quito 2019

Queridos amigos, regreso a Quito este año y volveré a dar mi taller de fotografía para redes sociales. Si te lo perdiste en ocaciones pasadas, esta es tu oportunidad.

 

Fecha: Sábado 27 de julio de 2019

Hora: 9:00 a 13:00

Inversión: 45 USD Precio Especial hasta el 23de Julio. Precio Regular 58 USD

Lugar: EL Útero – espacio sociocultural

Reina Victoria N21 -255 esq. y Jerónimo Carrión, Quito, Ecuador.

Temario:

1. Elige y conoce tu cámara

2. Aprende a usar tu cámara

2.1. ISO

2.2. Velocidad de obturación

2.3. Apertura

3. Equipo básico para tomar fotografías de producto

3.1. Trípodes

3.2. Fondos

3.3. Lentes

3.4. Iluminación

4. Bases de composición

5. Edición en tu celular

6. Formatos para redes sociales

7. BONUS (Toma fotos para tu marca)

Material de trabajo:

E-book “Fotografía para redes sociales”

Incluye toda la información del curso en un ebook que puedes consultar siempre.

Ebook incluye fotos y videos de ejemplo.

 

Captura de pantalla 2017-08-09 a las 7.10.00 p.m.

Sobre la expositora:

Cyndi Caviedes, maestra en estrategia y creatividad digital e ingeniera en medios audiovisuales, graduada en Alemania, es una artista visual, creadora de historias intimas e inquietantes. Ha trabajado con marcas reconocidas a nivel mundial, en Alemania, Holanda, México, Colombia y Ecuador, así como con pequeños emprendedores.

Desde 2014 se especializa en crear contenidos cinemáticos que transmiten los mensajes claves de sus clientes. Su trabajo se caracteriza por su tono cálido y humano que genera una conexión con el público. Su amplia experiencia con clientes de diferentes lugares del mundo la hacen la opción ideal para quién está buscando expandir sus horizontes.

INSCRÍBETE AQUÍ

comment 0

Una muerte curiosa, una vida espectacular – Día de muertos 2018

En ese espacio que es la vida, ese espacio entre la oscuridad que es el inicio y el final de nuestra existencia, es un regalo, es una oportunidad todos los días, para ser lo que queremos ser, para darnos todos, cada día podría ser el último.

La muerte es un evento curioso, en su luz, o en la falta de ella todo se vuelve más claro. ¿Estamos aprovechando el día de hoy? ¿Estamos disfrutando nuestra vida? ¿Quién nos extrañará cuando no estemos? ¿Habremos dejado en este mundo amor?

Cada día es un regalo, a veces lo olvido, pero hoy recuerdo que un día todo se quedará quieto y el mundo, mi mundo dejará de girar. Mientras tanto, no pienso dejar de soñar, de apasionarme, de sentir el dolor, y la tristeza, para poder disfrutar la alegría y el gozo de vivir una vida bien vivida. Es todo lo que puedo querer, vivir.

Con cariño, dedicado a la mujer que a pesar del corto tiempo que pasamos juntas, me transmitió su fuerza y su valor. Gracias abue Benny.

(Post tardío pero que no podía faltar)

 

comments 2

Allá en el país de las maravillas

Siempre quiero regresar a Ecuador, el país de las maravillas. Esa tierrita amada, llena de personajes increíbles, de paisajes verdes, de montañas, valles y ríos. Ahí voy a sanar, a recargar energías, a volver a soñar. Debe ser la tranquilidad, esa sensación de que todavía todo está por descubrirse. Hoy extraño a mi país ecuatorial, donde lo extraño es parte de lo cotidiano.

 

comment 0

Hasta siempre

Hoy despedimos a mi abuelito Guillermo, hoy tengo el corazón partido y los ojos hinchados, segura de que el dolor que siento es solo tan grande como el amor.

Durante muchos años mi abuelo no fue parte de mi vida, recuerdo que al ser muy pequeña nos visitó alguna vez, mis recuerdos de esa época no son muy claros. No pregunté por qué dejamos de verlo, pero me alegré mucho cuando volvió a ser parte de mi vida cuando era adolescente. Fue entonces que yo estaba empezando a escribir. Recuerdo haberle enviado los primeros capítulos de mi novela, tenía 15 años. Recuerdo que fue la primera persona que me hizo sentir que estaba haciendo algo importante, recuerdo su entusiasmo por esos primeros pasos. El creía en mi.

Tal vez el siempre vio algo en mi que ni yo misma podía ver. Durante esos primeros años que nos empezamos a conocer recibí muchos libros como regalo suyo, libros siempre grandes, de mil páginas, de esos que me hacían llenarme de orgullo cuando los terminaba de leer.

Ahora que me encamino en una nueva aventura sé que el me entendería, no pude ya decirle de mis planes, ni escuchar sus consejos, no sé si le dije lo suficiente que lo quería, dejé que el día a día se interpusiera en hacerle esa llamada para contarle. Me da orgullo decir que voy a seguir sus pasos y a emprender, porque soy la nieta de un emprendedor, de un guerrero. El siempre será parte de mi, su voz y su risa se quedarán en mi memoria y me llevo sus enseñanzas para el resto de mi vida.

La muerte nos recuerda lo importante que es vivir el ahora, decir te amo, eres importante para mí. No dejar pasar los días, las semanas o los años para hacer las cosas que nos hacen feliz. Empiezo un nuevo camino, tal vez ahora con mucho más seguridad de que es la decisión correcta, porque lo único seguro es que un día ya no estaremos.

 

comment 0

2017 una restrospectiva tardía

Es primero de enero, la mayor parte de la gente estará recuperándose de la fiesta de fin de año, los posts nostálgicos de lo que fue el 2017 ya se escribieron y es tiempo de 2018.

Este post retrospectivo tuve que escribirlo apenas ahora que realmente terminó el año, con las emociones apaciguadas por el comfort de unos días de reflexión.

2017 fue un año complicado, no lo negaré, 2017 fue un año en el que también pasaron algunas cosas extraordinarias, 2017 fue un año diferente definitivamente.

Empecé el año en caída libre, una vez que el polvo de la caída se aclaró pude ver que había caído en un lugar inesperado pero en el que aprendería lecciones muy importantes. Desde el 1ero de febrero me convertí en asesora de socios en la Cámara Mexicano Alemana de Comercio e Industria, la ironía de regresar a trabajar con alemanes, la ironía de sentirme en casa.

Les presento a mi yo godín (oficinista).

Pasaron los meses y en mi primera salida del trabajo a Querétaro conocí a dos personas magníficas, con las que pude empezar a sentirme menos sola en mi pluriculturalidad y en muchas otras cosas. De este corto viaje tengo memorias muy lindas. Puse en práctica algunas de las lecciones que me enseñó mi jefa para convetirse en un ninja de cambiar tarjetas de presentación. Reconozco que me he vuelto bastante fluída en el juego de hacer relaciones públicas.

Gracias a mi curiosidad innata decidí probar algo nuevo, quería que la Cámara fuera más activa en eventos de tecnología, y logré cerrar una colaboración con el evento de tecnología y talento más grande de México, Campus Party, gracias a el apoyo una vez más de mi jefa, logré poner en movimiento una iniciativa que sería el inicio de nuevos retos.

Durante la participación de la Cámara en Campus Party en Guadalajara dimos una plática sobre lo que hacemos y tuve la oportunidad de conocer gente muy interesante, de ver una ciudad nueva, y de ser parte de un evento que me dejó motivada y llena de energía.

Mi hermana de la vida, mi Martina Valarezo vino a visitarme este año también, paseamos, comimos delicioso y como si fuera un sueño fuimos juntas a la casa de Frida, juntas en la casa azul sentí que la vida me había regalado un privilegio extraordinario por tener a esta persona maravillosa en mi vida y por poder compartir algo que amamos juntas.

Poquito después me subí en un avión para festejar mi cumpleaños 30 en mi lindo Ecuador. Apenas llegar nos aventuramos a la laguna del Quilotoa con la familia de mi esposo y mi familia. La bajada a la laguna no es para los débiles de corazón, pero vale totalmente la pena.

Mi cumpleaños lo festejé con mis papis y mi esposo en un lugar mágico: Mindo – Ecuador. Hasta el medio día tuve un cumpleaños bendecido, desperté entre el canto de pájaros, rodeada de montañas, feliz. Mientras comíamos algo recibimos la llamada sobre el terremoto aquí en México.

Una semana después di mi curso “Fotografía para Redes Sociales” con el coworking Conexión EC,  un curso en el que había trabajado durante 8 meses y que tenía más de 2 años en preparación. Fue un día hermoso, estaba nerviosa, pero me sorprendió lo natural que se me hizo pararme frente a mis alumnos, lo natural que fue compartir lo que sé. Me lleno de emoción ver como después de la parte práctica muchos de mis alumnos habían logrado ya mejorar su fotografía. Fue un pequeño logro, pero fue un logro que me ha enseñado que en mi futuro habrán más cursos, más conferencias y más de mi sobre un escenario. Como cantante los escenarios no han sido algo ajeno, pero nunca me esperé que volvería a uno de ellos compartiendo conocimiento.

Además durante mi viaje pude ver a mi familia, abrazar a mi abuelito y a mis primas. Con mis amigos me reí y celebré sus logros, fue el mejor regalo darme la oportunidad de estar junto a la gente que me hace feliz.

Regresé y a finales de octubre me pasé por Monterrey. Además de tener mi primera experiencia como traductora simultánea durante una presentación de la cámara con el atleta extremo Robby Clemens, tuve la oportunidad de volver a ver a mis queridos amigos Carlos y Marcela y de ver por primera vez a su retoño. Mi sobrino postizo se robó mi corazón e hizo que el viaje fuera mucho más especial. Me recordó que a pesar de estar empezando desde 0, tengo amigos que me reciben con los brazos abiertos en muchos lugares, eso es una bendición.

Noviembre fue el mes en que por fin tomé acción para hacer realidad mis sueños una vez más. Encontré a mi coach de vida gracias a la guía divina. Hoy estoy escribiendo las primeras páginas de mi plan de negocios, para un proyecto que me hace ver que de verdad no hay mal que por bien no venga.

En diciembre, con la batería muy baja ya, hice avances en areas inesperadas. Hay cosas que todavía no es tiempo que salgan a la luz. Lo que sí puedo compartir es que después de muchos años mi mamá regresó a su ciudad. La recibí con los ojos cansados pero llenos de gratitud, este día parecía que nunca llegaría pero ahora tengo a mi mamá aquí en mi casa. Pocos días después llegó también mi papi querido y hemos pasado unos días ajetreados pero también muy bendecidos.

Con mis papás aquí me di cuenta que ya me muevo en la ciudad con mucha facilidad, que conozco los nombres de las avenidas principales, que no me pierdo en el centro, que hasta puedo jugar a la guía turística con mis amigos y familia, eso es para mi un logro, porque esta finalmente es mi ciudad también. Cada día que paso en ella me vuelvo más chilanga y me encanta.

Menos importante pero igual positivo, este año por fin compré mi nueva cámara y un nuevo lente y en general me di algunos gustitos comiendo rico y paseando por esta ciudad que nunca duerme.

Este año aprendí:

  • Los artistas solo pueden florecer si abren su mente a ser mucho más que eso.
  • En la vida hay días, meses y hasta años de preparación, el proceso a veces nos parece demasiado largo, pero es necesario.
  • Los fracasos pueden servir de inspiración, los fracasos a veces son formas en que Dios nos pone en un mejor camino.
  • Nunca estoy sola, Dios siempre está a mi lado, si dejo que sus milagros actuen en mi vida, todo se hace más sencillo.
  • Conoce el sistema y luego sácale provecho.
  • Las personas sólo tienen poder sobre mí, si yo se los doy. Nadie me puede decir que puedo o no hacer.
  • Amar lo que haces hace toda la diferencia en como vives tu vida. Si no puedes hacerlo ahora, busca una forma de hacerlo en el futuro, no es sencillo, pero es la mejor forma de pasar nuestro tiempo en esta tierra.

Gracias por todas estas lecciones vida, gracias 2017 porque te sobreviví y hasta te saqué provecho, gracias 2017 porque mostré que soy mucho más fuerte de lo pensaba.